Vocabulario de Psicologia Letra A

ABULIA



La abulia es ante todo una alteración de la actividad voluntaria, y más concretamente de su fase preliminar, donde aparece perturbado el deseo o la decisión de llevar a cabo una acción.

Debe tenerse en cuenta que el acto voluntario en su complejidad "comprende dos partes fundamentales: a) la primera es el periodo de elaboración conciente del acto, desde la iniciación del deseo hasta la decisión voluntaria. Se llama también acción implícita o conación; b) la segunda corresponde a la ejecución del acto o acción implícita".

Betta distingue, dentro de las alteraciones de la primera parte del acto voluntario, y desde un punto de vista cuantitativo, tres categorías: la abulia, hipobulia y la hiperbulia.

a) Abulia.- Desde la semiología psiquiátrica, la abulia puede ser definida conceptualmente como "la falta absoluta de voluntad, la carencia de deseos y decisiones donde la afectividad deja de ser fuente de deseos, el pensamiento se apaga y la voluntad se inhibe".

Existe una abulia constitucional, propia de las personas que llegan al mundo insuficientemente dotadas de deseos y reacciones volitivas.

Dentro de la abulia, existen además distintas modalidades patológicas: la abulia neurasténica, la abulia esquizofrénica, la abulia melancólica y la abulia catatónica.

La abulia neurasténica no tiene su origen en la falta de deseos sino en no poder tomar decisiones para actuar. Luego de una serie de titubeos y dudas, la decisión no se concreta porque hay una resistencia invencible que angustia al enfermo, impidiéndole la ejecución del acto.

En el caso de la abulia de los esquizofrénicos, la gran indiferencia afectiva de estos enfermos produce carencia de deseos e intenciones. Sin embargo, s surge algún deseo con suficiente intensidad puede llegar a ejecutarse la acción correspondiente.

La abulia de los melancólicos se caracteriza porque si bien existen impulsos para actuar, esos impulsos mueren a poco de nacer porque se les opone un intenso sentimiento de impotencia e incapacidad que impide llegar a la decisión y la ejecución.

En la abulia de los catatónicos, los mecanismos motores se hallan requeridos por tendencias opuestas que se neutralizan, como ocurre por ejemplo en el negativismo. Toda tentativa de actuar, espontánea o sugerida, genera automáticamente la tendencia al acto contrario, con lo cual esta abulia es ambivalente (quiero y no quiero).

b) Hipobulia.- Disminución de la actividad voluntaria. En realidad es un grado menor que la abulia, y se manifiesta en los mismos enfermos considerados en la abulia.

c) Hiperbulia.- Aumento de la actividad voluntaria, con lo que se obtiene mayor eficacia y rendimiento en las acciones. Así considerada, la hiperbulia es normal y caracteriza a los sujetos emprendedores y luchadores. La hiperbulia sólo es patológica cuando engendra actos inadecuados a las normas de convivencia: en la excitación maníaca, y en los delirantes que llegan a ejecutar actos delictuosos.

Betta Juan C., Manual de Psiquiatría, Buenos Aires, CEA, 1984, 8va. edición, pág. 207.



ABURRIMIENTO



1. En general: Emoción que sobreviene cuando el individuo no puede descubrir intereses y actividades que lo comprometan totalmente. Puede resultar de limitaciones externas (confinamiento solitario, privación sensorial, trabajo monótono) o de una inhibición interna.

2. En psicoanálisis: Según Fenichel, el aburrimiento neurótico resulta de la desaparición de la meta pulsional, con lo cual la persona aburrida busca un objeto que lo ayude a encontrar la meta de la que carece. Sabe que quiere algo, pero no sabe qué. A diferencia de la apatía, en el aburrimiento hay entonces intranquilidad, tensión y hasta irritabilidad.



ACATAMIENTO



“Cambio de conducta que no se sustenta en un cambio de actitud, o sea, que carece de aceptación íntima”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



ACATISIA



Incapacidad para mantenerse quieto que se acompaña de una sensación de intranquilidad a nivel corporal, sin llegar a la angustia. La necesidad imperiosa de moverse lleva al paciente a cambiar de lugar y de postura, a levantarse y sentarse en forma reiterada, a cruzar y extender las piernas, etc, razón por la cual este signo se conoce también como "síndrome de las piernas inquietas". La acatisia es un efecto adverso de los neurolépticos, y por tanto no se debe confundir con manifestaciones motoras de tipo ansioso.



ACOSO MORAL



El "mobbing" o "acoso moral", bautizado así por la psiquiatra Marie-France Hirigoyen, es un problema que … se trata, según la definición de Hirigoyen, de "procedimientos abusivos, palabras o sobreentendidos, gestos y miradas que, por su frecuencia y sistematización, afectan la integridad psíquica o física de una persona". El Acoso Moral es un ejercicio de intolerancia, de intransigencia, de discriminación, de envidia… El acoso moral es realizado por personas con características perversas que utilizan a quien toman por víctima, como un objeto destinado a satisfacer la propia necesidad de ejercicio del poder.

Algunos de esos signos de alerta pueden ser: a) Ataques a las condiciones laborales y o de la relación vincular que los una (presiones y críticas injustas, hacer que cometa faltas o errores, desacreditación personal, profesional, darle objetivos y negarle los medios para conseguirlos, alentar lo mismo que impedirá realizar, etc.…); b) Aislamiento y rechazo de la comunicación (hacerle el vacío, aislamiento físico, no se la deja hablar, no se la escucha, se hace como si no estuviera, se anima la relación con terceros dejando en evidencia el aislamiento al que somete a la víctima …); c) Atentados a la dignidad (descalificaciones, críticas y injurias personales, burlas, gestos de menosprecio, se hacen correr falsos rumores, se dice que es una persona enferma mental, se atacan sus creencias, su origen, su físico…); d) Violencia verbal, física o sexual (amenazas físicas, empujones, portazos, gritos, invasión de su vida privada: llamadas telefónicas o en su casa, estropearle o revisarle sus pertenencias …).

Por lo que respecta al agresor hay que tener en cuenta que el objetivo del mobbing es controlar y dominar al otro invadiendo su territorio psíquico. No se trata de reacciones temporales que implican una descarga de agresividad a causa de malas condiciones de trabajo o una situación determinada de la vida cotidiana, sino de una firme voluntad de destrucción que persiste en el tiempo de manera invariable.

María Adela Mondelli, El Acoso Moral. Sutiles formas de maltrato en la familia, los grupos y la empresa.



La palabra "mobbing" deriva del término inglés "mob" cuyo significado en castellano sería el de una multitud excitada que rodea o asedia a alguien (una persona) o a algo (un edificio, un objeto) bien sea de forma amistosa o bien de forma hostil. El sustantivo "mob" es el gentío, el vulgo, la plebe o "populacho", mientras que el verbo "to mob" describe la acción de ese gentío de agolparse o atestarse en torno a algo o bien la de asediar o atacar en masa a alguien. El origen de la palabra describe, por tanto, una acción colectiva de un grupo de personas frente a algo o alguien, y curiosamente no siempre de modo negativo, tal y como ahora está siendo tratada en el ámbito de las condiciones de trabajo.

Es en dicho ámbito en el que el concepto "mobbing" o "bullyng" o acoso moral ha sido desarrollado históricamente por diversos científicos y psicólogos, principalmente por el Profesor Heinz Laymann cuya definición se recoge en la Nota Técnica Preventiva (NTP) 476 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) como una situación en la que una persona (o en raras ocasiones un grupo de personas) ejercen una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente (como media de una vez por semana) y durante un tiempo prolongado (como media unos seis meses) sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruír las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruír su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

Javier Crespán Echegoyen Inspector de Trabajo y seguridad Social, España -www.bdntraining.com



ACTING OUT



Durante el tratamiento analítico, el fenómeno del acting out "consiste en los intentos del paciente de usar la transferencia no solamente como una manera de rendir cuenta de los conflictos que se van movilizando, sino también de volver a vivirlos en relación con el analista. Algunas personas se conducen de este modo incluso fuera de la situación analítica. Sus actos, más que formas de actividad racionalmente emprendida, son repetición de situaciones infantiles o intentos de poner fin a conflictos de la infancia. Utilizan una situación real, de algún modo vinculada, por asociación, con un conflicto reprimido, como una oportunidad de descarga".

Fenichel O., Teoría psicoanalítica de las neurosis, Buenos Aires, Paidós, 1966, pág. 565.



Definiciones.- Fuera del psicoanálisis, en el ámbito de la clínica psiquiátrica, la expresión acting-out designa "actos impulsivos, violentos, agresivos, delictivos (crimen, suicidio, atentado sexual, etc.); el sujeto pasa de una representación, de una tendencia, al acto propiamente dicho. Por otra parte, en su utilización clínica, este término no hace referencia a una situación transferencial" (1).

En psicoanálisis, acting-out es un término utilizado “para designar acciones que presentan casi siempre un carácter impulsivo relativamente aislable en el curso de sus actividades, en contraste relativo con los sistemas de motivación habitual del individuo, y que adoptan a menudo una forma auto o heteroargresiva. En el surgimiento del 'acting-out' el psicoanalista ve la señal de la emergencia de lo reprimido. Cuando aparece en el curso de un análisis (ya sea durante la sesión o fuera de ella), el 'acting-out' debe comprenderse en su conexión con la transferencia y, a menudo, como una tentativa de desconocer radicalmente ésta” (2).

Implicancias clínicas.- Freud había afirmado que el analizado puede no recordar nada de lo olvidado o reprimido, sino que lo vive de nuevo a través de la transferencia. Es decir que no lo reproduce como recuerdo sino como acto: lo repite sin saber naturalmente qué es lo que repite. Así, "mientras el sujeto permanece sometido el tratamiento no se libera de esta obsesión por repetir, y acabamos por comprender que este fenómenos constituye su manera especial de recordar" (5).

Agrega más adelante que cuanto más intensa es la resistencia, más ampliamente quedará sustituído el recuerdo por la repetición (acto). Freud forzaba al paciente a una continua lucha por mantener en el terreno psíquico todo impulso que intentaba derivar hacia la motilidad, considerando un éxito de la cura si lograba conseguir algo por el recuerdo y no por la derivación al acto.

En este contexto, deberíamos diferenciar el acting-out dentro de la cura y fuera de ella. Freud nos da una pista al respecto cuando señala que "en modo alguno es deseable que el paciente, fuera de la transferencia, 'lleve a la acción' en lugar de recordar; lo ideal, para nuestra finalidad, sería que se comportase lo más normalmente posible fuera del tratamiento y que sólo manifestase sus reacciones anormales dentro de la transferencia" (7).

Según Laplanche, esta distinción parece responder a preocupaciones primordialmente técnicas, en el sentido de que el individuo que lleva a la acción los conflictos fuera de la cura sería menos accesible a la toma de conciencia de su carácter repetitivo, y capaz, fuera de todo control y de toda interpretación del analista, de satisfacer hasta el final, hasta el acto completo, sus pulsiones reprimidas (8).

Sin embargo, el acting-out tiene un elemento rescatable, como lo señalaron Fenichel y otros autores: el acting-out puede resultar un elemento positivo en la transferencia, ya que permite rescatar aspectos inconcientes que de otro modo resultan reprimidos.

Otro enfoque distinto es el que ve en el acting-out una manifestación netamente patológica. Por ejemplo, "la psicopatología del acting out se explicita como una técnica defensiva que se produce por la ruptura del precario equilibrio entre las partes neuróticas y psicóticas de la personalidad, con predominio de estas últimas. Su finalidad funcional es expulsar los aspectos psicóticos excesivos en un nuevo depositario y recuperar el precario equilibrio homeostático. Esto aparece en las sesiones como un ataque al encuadre para modificarlo según las necesidades y controlar con técnicas omnipotentes. El acting-out funcionaría pues como una 'válvula de seguridad' extrema que demarca la separación mínima entre neurosis y psicosis y procura evitar la caída en esta última" (6).

Implicancias teóricas.- Desde el punto de vista pulsional, el planteo que hace Fenichel resulta adecuado. Según este autor (3), el acting-out neurótico es una conducta que inconcientemente alivia la tensión interna y produce una descarga parcial de los impulsos evitados. La situación presente, de algún modo asociada con el contenido reprimido, se usa como una ocasión para la descarga de energías. Como se ve, desde la postura de Fenichel el enfoque es predominantemente económico, y, más concretamente, sus consideraciones parecen relacionar el acting-out con un predominio del principio del placer por sobre el de realidad, ya que la conducta en cuestión parecería tender predominantemente a la descarga de tensiones que amenazan con perturbar el equilibrio interno.

Desde el punto de vista objetal, el acting-out podríamos entenderlo como el resultado del establecimiento de relaciones objetales perturbadas desde la infancia. Grimberg, por ejemplo, relaciona la dinámica del acting-out con la intolerancia psíquica frente a experiencias de pérdida (duelos infantiles no resueltos) y a la necesidad de evacuar el dolor en objetos externos.

Dicho autor remarca la importancia de la identificación proyectiva al respecto, y señala también que "tales pacientes han mantenido vínculos (predominantemente narcisistas) con objetos idealizados tratados ambivalentemente con admiración, envidia y avidez" (4). En cuanto a la relación con los padres, señala que los mismos no funcionaron como buenos y rechazaron los sentimientos de dolor, ansiedad y culpa persecutoria proyectados en ellos. De esta forma la madre identificó proyectivamente sus propios conflictos en el niño, incrementando la necesidad de éste de realizar el acting-out.

El enfoque objetal, como se ve, nos aclara los aspectos genético-evolutivos del acting-out, al referirlo a situaciones infantiles tempranas. Un intento en esta misma dirección lo realiza Greenacre, un autor que ha estudiado detenidamente el problema del acting-out.

Según este pensador, durante el segundo año de vida se estructuran el lenguaje y la deambulación, y parece haber un aumento de la actividad general. En aquellos individuos en que ha habido una perturbación severa en el periodo preverbal, la estructuración del lenguaje resulta dificultosa, y se conservan en cambio numerosas formas no verbales de comunicación (9). En el acting-out predominan justamente las formas no verbales de comunicación, originadas en perturbaciones más tempranas y manifiestas, por el uso de la acción como modelo de comunicación.

Las perturbaciones tempranas párecen estar relacionadas con las demandas insatisfechas de la etapa oral, con lo cual nuevamente volvemos al enfoque pulsional. Para Liberman (10), tales perturbaciones se relacionan con las dificultades del niño para transmitir su necesidad en un lenguaje apropiado.

De tal modo, si el objeto externo depositario no puede decodificarlas, no logra desempeñar el papel que el niño necesita para satisfacer su necesidad. El niño puede detectar sus necesidades internas y puede relacionarlas con el objeto que está en condiciones de satisfacerlas, pero no puede codificarlas adecuadamente para transmitir el mensaje que quiere transmitir. Como consecuencia de la insatisfacción, se refuerza el sufrimiento intrapsíquico y se incrementan las inclinaciones del Yo a recurrir al lenguaje de acción. Podríamos entender esta idea de Liberman diciendo que, como el niño no logró un aprendizaje del lenguaje verbal para expresar sus necesidades, recurre a la acción para hacerse entender en ese sentido.

Citas

(1) Laplanche J. y Pontalis J., "Diccionario de Psicoanálisis", Barcelona, Labor, 1981, 3° edición, página 6.

(2) Laplanche J. y Pontalis J., Op. Cit, páginas 5-6.

(3) Fenichel O., "Teoría psicoanalítica de las neurosis", Nova, Buenos Aires, 1957.

(4) Grimberg L., "Sobre acting-out y su rol en el proceso psicoanalítico", relato oficial al Congreso Internacional de Psicoanálisis, 1967.

(5) Freud S., "Recuerdo, repetición y elaboración", Obras Completas, Amorrortu, Buenos Aires, 1996.

(6) Zac Joel, "Relación semana - fin de semana. Encuadre y acting-out", en Revista de Psicoanálisis, editada por la APA, Tomo XXV, N°1, Enero-Marzo 1968, página 58.

(7) Freud S., "Compendio de Psicoanálisis", Obras Completas, Amorrortu, Buenos Aires, 1996.

(8) Laplanche J. y Pontalis J., Op. Cit. página 7.

(9) Greenacre P., "Problemas generales del acting-out", Revista Psicoanalítica (en inglés), 1950.

(10) Liberman D., "Enfoques conceptuales para la comprensión psicoanalítica de las psicopatías", en "Psicoanálisis de la manía y la psicopatía", Paidós, Buenos Aires, 1966.



ACTITUD



“Casi todas las definiciones del concepto de actitud -tal como ha sido elaborado por la psicología social- tienen en común el caracterizarla como una tendencia a la acción adquirida en el ambiente en que se vive y derivada de experiencias personales y de factores especiales a veces muy complejos. En general, el término actitud designa un estado de disposición psicológica, adquirida y organizada a través de la propia experiencia, que incita al individuo a reaccionar de una manera característica frente a determinadas personas, objetos o situaciones”.

Ander-Egg E., Técnicas de investigación social, Hvmanitas, Buenos Aires, 1987, 21 edición, pág. 251-252.



“Tendencia o predisposición adquirida y relativamente duradera a evaluar de determinado modo a una persona, suceso o situación”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



La actitud es la unidad de análisis de la psicología social (págs. 1-4), puede ser definida como orientación sistemática de la conducta hacia determinados objetos del mundo social, como pueden ser personas, hechos o grupos.

Las actitudes no son conductas sino predisposiciones adquiridas para actuar selectivamente, conducirse de determinada manera en la interacción social. Tienen que ver con una forma de actuar. Operan como parte de un sistema de representación de la realidad, una vez incorporadas regulan la conducta.

Presenta cuatro características (pág. 2).



a- Direccionalidad: la actitud implica una relación sujeto- objeto que le da direccionalidad y la diferencia del rasgo de carácter o el hábito.

b- Adquirida: Aprendidas en interacción, no existen actitudes innatas.

c- Más o menos durables: son relativamente durables pero al mismo tiempo son factibles de ser modificadas por influencias externas.

d- Polaridad afectiva: De la aceptación, hasta el rechazo.



Toda actitud incluye 4 aspectos: (pág. 4)

Toda actitud posee un aspecto cognitivo: Se basa en creencias y opiniones hacia diferentes objetos o situaciones. Información que el sujeto adquiere en el medio social.

Volviendo al ejemplo de los chicos en la plaza, el componente cognitivo estaría formado por las opiniones y creencias que los jóvenes poseen acerca de los viejos.

Un aspecto afectivo: Las creencias y opiniones poseen componentes afectivos que generan atracción o rechazo. Rechazo hacia la vejez por parte de los jóvenes.

Un aspecto normativo: como “debe” el sujeto comportarse ante determinada situación u objeto.

Un aspecto comportamental: En una situación específica estas creencias, opiniones, sentimientos y normas se traducen en acción. Por ejemplo, la discriminación.

Se considera a la actitud como el producto final del proceso de socialización, son aprendidas en el seno social y condicionarán las respuestas del sujeto hacia determinados grupos, objetos, hechos y situaciones. Se van construyendo y anclando en cada relación interpersonal. Los individuos incorporan valores, hacen atribuciones y actúan en función de ellas.

Muchinik G y Seidman S (1983): La Noción de actitud. Ficha de Cátedra de psicología social, Buenos Aires, Univ. De Belgrano.



ADAPTACION



“Interacción entre el individuo y el medio en que vive. La adaptación marca, por una parte, la modificación armoniosa de la conducta respecto de las condiciones del medio; por otra parte, la evolución del medio en el cual y sobre el cual el individuo actúa”.

Virel A., Vocabulario de psicoterapias, Barcelona, Gedisa, 1985, pág. 27.



ADICCION



"Tendencia imperiosa de la persona que pierde su capacidad de dominio en relación al consumo de drogas, al uso de objetos (ordenador, televisión) o a la repetición de actividades (juego compulsivo), hasta el punto de dañarse a sí mísma o a la sociedad". Ver también conducta adictiva.

Farré Martí J., Diccionario de Psicología, Océano, Barcelona, 1999, pág. 15.



Cualquier comportamiento que cumpla los siguientes seis criterios será definido operacionalmente como adicción: 1) Saliencia: Se refiere a cuando una actividad particular se convierte en la más importante en la vida del individuo y domina sus pensamientos, sentimientos y conducta. 2) Modificación del humor: Experiencias subjetivas que la gente experimenta como consecuencia de implicarse en la actividad. 3) Tolerancia: Proceso por el cual se requiere incrementar la cantidad de una actividad particular para lograr los efectos anteriores. 4) Síndrome de abstinencia: Estados emocionales desagradables y/o efectos físicos que ocurren cuando una actividad particular es interrumpida o repentinamente reducida. 5) Conflicto: Se refiere a los conflictos que se desarrollan entre el adicto y aquellos que le rodean (conflicto interpersonal), conflictos con otras actividades (trabajo, vida social, intereses, aficiones), o dentro de los propios individuos ( conflicto intrapsíquico) que están involucrados con la actividad particular. 6) Recaída: Es la tendencia a volver los patrones tempranos de la actividad que vuelven a repetirse, restaurando los patrones más extremos de la adicción tras muchos años de abstinencia o control.

Griffiths, M.D. (1998). Internet addiction: Does it really exist? En J. Gackenbach (Ed.), Psychology and the Internet: Intrapersonal, interpersonal and transpersonal implications (pp 61-75). New York: Academic Press.



ADICCION A INTERNET



La adicción a Internet es un deterioro en el control de su uso que se manifiesta como un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos. Es decir, la persona 'netdependiente' realiza un uso excesivo de Internet lo que le genera una distorsión de sus objetivos personales, familiares o profesionales. Según la Dra. Young, responder afirmativamente a cinco o más de las siguientes cuestiones es una señal clara de alarma: 1) Se siente preocupado con Internet (piensa sobre la actividad on-line anterior o anticipa la sesión on-line futura)? 2) Siente la necesidad de usar Internet durante más tiempo cada vez que se conecta para lograr la misma satisfacción? 3) Ha hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir, o detener el uso de Internet? 4) Se siente inquieto, malhumorado, deprimido, o irritable cuando ha intentado reducir o detener el uso de Internet? 5) Se queda on-line/conectado más tiempo del que originalmente había planeado? 6) Ha sufrido la pérdida de alguna relación significativa, trabajo, educación u oportunidad social debido al uso de Internet? 7) Ha mentido a los miembros familiares, terapeuta u otros para ocultar la magnitud de su uso de Internet? 8) Usa Internet como una manera de evadirse de los problemas o de ocultar algún tipo de malestar (ej., sentimientos de impotencia, culpa, ansiedad, depresión)?

Young K, Síndrome de adicción a Internet, disponible en http://netaddiction.com



Cuando una persona deja de controlar su vida, porque pasa horas y horas conectado a la red y se olvida de todo lo demás. Deja de hacer cosas importantes para su vida profesional de cara a la realidad, deja de comunicarse con sus semejantes, esposa, marido, hijos, amistades, compañeros de trabajo y familia. Deja de hacer deporte, salir al aire libre y seguir desarrollando habilidades sociales e interpersonales, deja de cuidarse físicamente en cuanto a comidas, horas de sueño y vigilia etc. Deja la lectura de libros para solo leer publicaciones en la red. Abandona los habitos de lectura, y en general todo lo que esto implica de perder amigos, arruinarse por no trabajar y no acudir a reuniones importantes con facturas telefónicas fuertes y perdida de la oportunidad de ganarse la vida. Matrimonios rotos, familias desunidas, dejar de estudiar, dejar de hablar y comunicarse, abandonarse físicamente e incluso enfermar.

Isabel Salama, psicologa clinica, especialista en ciberterapia y adicción a internet.



En los países desarrollados está comenzando a emerger una nueva adicción, la adicción a Internet, que se inicia mucho más como divertimento que como trabajo, según han señalado en Madrid los expertos del primer Congreso de la Asociación Europea de Psiquiatría Social. Como en el resto de las conductas adictivas no químicas (compras, bulimia, sexo, juego y trabajo), subyacen en esta actitud de dependencia sentimientos de inseguridad, baja autoestima, vacío existencial, soledad o fracaso. Son, a juicio de los psiquiatras, procesos de patología mental fruto de las modernas tendencias que potencian de forma desmedida el consumo y la ambición, generando relaciones artificiales entre las personas y los objetos y una falta de comunicación interpersonal.

http://www.montefiorecentral.com /notysalud/ARCHIVOS/13.htm.



ADICCION NO TOXICA



"Dependencia hacia una sustancia, objeto o actividad donde no existe ingesta de ningún compuesto químico que ocasione cambios biológicos nocivos para el organismo".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 588.



ADICCION PSICOLOGICA



"Patrón de conducta persistente caracterizado por: un deseo o necesidad de continuar la actividad que se sitúa fuera del control voluntario; una tendencia a incrementar la frecuencia o cantidad de actividad con el paso del tiempo; dependencia psicológica de los efectos placenteros de la actividad; y un efecto negativo sobre el individuo y la sociedad (Walker, 1989)".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 588.



Un número creciente de autores (Echeburúa, 1999; Griffiths, 1998) han identificado una serie de conductas potencialmente adictivas, incluyendo muchos comportamientos que no implican el consumo de drogas. Estas adicciones no químicas incluirían conductas como el juego, el sexo, el trabajo o las compras (Echeburúa, 1999). Fuentes: a) Echeburúa, E. (1999). ¿Adicciones sin drogas?. Las nuevas adicciones: juego, sexo, comida, compras, trabajo, internet. Bilbao: Desclee de Brower. b) Griffiths, M.D. (1998). Internet addiction: Does it really exist? En J. Gackenbach (Ed.), Psychology and the Internet: Intrapersonal, interpersonal and transpersonal implications (pp 61-75). New York: Academic Press.

Sin embargo, como señala Madrid López las adicciones psicológicas o no químicas no se encuentran incluídas como tales en el DSM–IV, en las que el término adicción se reserva para los trastornos producidos por el abuso de sustancias psicoactivas. En el DSM – IV (APA, 1994) las adicciones psicológicas vendrían incluidas en los trastornos del control de impulsos, tal como aparece el juego patológico. Fuente: Madrid López N, “La adicción a Internet”, en www.psicologia-online.com.

Según Echeburúa y Corral (1994) cualquier conducta normal placentera es susceptible de convertirse en un comportamiento adictivo. Se podrían hacer usos anormales de una conducta en función de la intensidad, de la frecuencia o de la cantidad de dinero invertida y, en último termino, en función del grado de interferencia en las relaciones familiares, sociales y laborales de las personas implicadas. Los componentes fundamentales de los trastornos adictivos serían la pérdida de control y la dependencia. Fuente: Echeburúa, E. y Corral, P. (1994). Adicciones psicológicas: más allá de la metáfora. Clínica y Salud, 5, 251-258.

Indica Madrid López que uno de los aspectos que diferencian a una adicción psicológica de una adicción química es que la primera no tiene las terribles consecuencias físicas negativas que puede tener esta última. Aun así, en el caso de la adicción a Internet también se han señalado alguna consecuencia, sobre todo las derivadas de la privación de sueño (Young, 1999). La privación de sueño se produce por la inhabilidad del adicto a cortar la conexión, permaneciendo despierto hasta altas horas de la madrugada, lo cual podría dar lugar a fatiga, debilitación del sistema inmunitario y un deterioro de la salud. Fuentes: a) Young, K.S. (1999). Internet addiction: symptoms, evaluation and tratament. En L. VandeCreek & T. Jackson (Eds.) Innovations in Clinical Practice: A source book. Sarasota, FL: Professional Resource Press. b) Madrid López N, “La adicción a Internet”, en www.psicologia-online.com.

Finalmente (Cazau), podría consignarse otra diferencia de la adicción psicológica con la adicción de sustancias: mientras en éstas últimas el tratamiento implica abandonar la sustancia, en las primeras no está implicado el abandono de la conducta adictiva, ya que equivaldría a decir que para curarse, un adicto al sexo no debería tener nunca más sexo, un adicto al trabajo no trabajar nunca más o un adicto a Internet nunca más utilizar la red (Cazau P, Vocabulario de psicología, disponible en www.galeon.com/pcazau).



ADICCION TECNOLOGICA



Griffiths indicó la existencia de "adicciones tecnológicas", que define como adicciones no químicas que involucran la interacción hombre-máquina. Estas pueden ser pasivas (como la televisión) o activas (como los juegos de ordenador o Internet).

Griffiths, M.D. (1997). Technological addictions: Looking to the future. Articulo presentado en la 105th Anual Convention of the American Psychological Association, Chicago, Illinois.



ADOLESCENCIA



Es "la etapa de la vida durante la cual el individuo busca establecer su identidad adulta, apoyándose en las primeras relaciones objetales-parentales internalizadas y verificando la realidad que el medio le ofrece, mediante el uso de los elementos biofísicos en desarrollo a su disposición y que a su vez tienden a la estabilidad de la personalidad en un plano genital, lo que sólo es posible si se hace el duelo por la identidad infantil".

Knobel M., El síndrome de la adolescencia normal, incluído en Aberastury A. y otros, "La adolescencia normal", Paidós, Buenos Aires, pp 39-40.



El término proviene del latín adolescer, y significa ir creciendo, desarrollarse hacia la madurez, hacerse adulto. Hay diferentes conceptualizaciones sobre el término. Algunos ubican la adolescencia como un periodo vital entre la infancia y la adultez. Otros la conciben como un ‘segundo nacimiento’, en tanto entienden que en ese periodo se reavivan ciertos conflictos relacionados con el estado de indefensión del bebé, enfrentado a un mundo que le es caótico y desconocido (Rascovan S., Los jóvenes y el futuro, Psicoteca Editorial, Buenos Aires, 2000, pág. 23).

Como los sociólogos muchas veces equiparan adolescencia y juventud, algunos autores plantearon la necesidad de dividir ambos grupos, por ejemplo, en estos términos: jóvenes menores o adolescentes (15-19 años), jóvenes mayores o tardíos (20-24 años), y adultos jóvenes (25-29 años).

Rascovan S., Los jóvenes y el futuro, Psicoteca Editorial, Buenos Aires, 2000, pág. 29.



Mauricio Knobel “describió el síndrome de la adolescencia normal con las siguientes características: búsqueda de sí mísmo y de la identidad, tendencia grupal, necesidad de fantaseo e intelectualización, crisis religiosa, desubicación temporal, evolución de la sexualidad desde el autoerotismo hacia la heterosexcualidad, actividad social reivindicatoria, contradicciones sucesivas en la conducta, separación progresiva de los padres, fluctuaciones del humor”.

Rascovan S., “Orientación vocacional”, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, 1998, pág. 77.



“Etapa de la vida que se extiende desde la niñez hasta la edad adulta. Se prolonga desde que comienza a producirse la madurez sexual hasta que el sujeto alcanza la condición social de adulto e independiente” (Farré Martí J, 2000:16).

Farré Martí J (2000) Diccionario de psicología. Barcelona: Océano.



AFASIA



Entidad compleja en la cual el niño presenta severas dificultades para la adquisición de la audición, del habla e igualmente de la lectura y escritura. Muchos autores ubican la dislexia, en su forma más severa, dentro de la afasia (pág. 32). La afasia implica una alteración de la comprensión y expresión del lenguaje debida a lesión cerebral.

Condemarín Mabel y Blomquist Marlys, La dislexia. Manual de lectura correctiva, Ed. Universitaria SA, Chile, 1970.



"Trastorno del lenguaje que sobreviene como consecuencia de una lesión cerebral. Existe acuerdo en cuanto al carácter focal, y no generalizado o difuso, de las lesiones cerebrales que la origina. Por el contrario, hay desacuerdo sobre la descripción de la naturaleza de la afasia y qué trastornos linguísticos deben incluírse bajo dicho término. Los síndromes afásicos pueden ser corticales o subcorticales".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 373.



Clasificación.- Hay al menos 113 clasificaciones de afasias, siendo la clásica la de Wernicke, aunque dicho modelo –muy extendido- se muestra hoy en día insuficiente. Inicialmente se clasificaron las afasias según fueran sensoriales o motoras, pero también pueden utilizarse otros criterios, como el tipo de producción verbal (afasias fluidas o no fluidas), y otros como la capacidad de repetición. Se trata de parámetros neo-asociacionistas, que se tienen en cuenta para la siguiente clasificación.

1) Afasias perisilvianas.- Son tres: la afasia de Wernicke (o sensorial o receptiva), la afasia de Broca (o motora o expresiva) y la afasia de conducción. La primera deriva de una lesión en el área 22 de Brodman (lóbulo temporal), la segunda de una lesión en el área 44 de Brodman (lóbulo frontal), y la tercera de una lesión en las fibras que unen o conectan ambas zonas, resultando entonces una pérdida de coordinación entre los centros sensorial de Wernicke y motor de Broca. En la afasia de Wernicke hay dificultad para comprender las palabras y sustituye fonemas y palabras equivocadamente. En la afasia de Broca tiene dificultades para expresarse, apareciendo por ejemplo agramatismo o lenguaje telegráfico, además de dificultades de articulación.

2) Afasias marginales.- Se producen por lesiones en las áreas marginales posteriores y anteriores. Respecto de las áreas marginales posteriores, las lesiones se producen en el área temporo-parieto-occipital, y se clasifican en tres: afasia sensorial transcortical (similar a la afasia de Wernicke), afasia anómica (o semántica) y alexia con agrafia. En cambio las lesiones en las áreas marginales anteriores (zona frontal por delante del área de Broca) dan la afasia motora transcortical.

3) Otros síndromes afásicos.- a) Afasia global: implica un daño masivo en todas las áreas del lenguaje. (áreas perisilvianas y marginales). b) Afasias subcorticales: hay un estado inicial de mutismo que luego puede evolucionar con producciones verbales anormales como parafrasias, etc. Pueden ser talámicas y cápsulo-putaminales. c) Afasias puras: afectan una sola modalidad, sea esta receptiva o expresiva. Entre ellas encontramos la sordera verbal pura (se comporta como si fuera sordo porque quedó desconectada el área de Wernicke y no puede decodificar el mensaje), la alexia sin agrafia, la agrafia y la anartria (dificultades fonético-articulatorias).

4) Afasia cruzada.- Es la que sufre un paciente diestro como consecuencia de una lesión ocurrida en el hemisferio derecho, y su naturaleza no está muy bien estudiada.

Manning Lilianne, Neuropsicología del lenguaje: visión clásica. El material es una síntesis del punto 1.6 (págs. 44-62).



AFECTIVIDAD



“La vida afectiva es el conjunto de estados y tendencias que el individuo vive de forma propia e inmediata (subjetividad), que influyen en toda su personalidad y conducta (trascendencia), especialmente en su expresión (comunicatividad), y que por lo general se distribuyen en términos duales, como placer-dolor, alegría-tristeza, agradable-desagradable, atracción-repulsión, etc (polaridad)”.

Vallejo Ruiloba J y otros, “Introducción a la psicopatología y la psiquiatría”, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 222.



AFECTO



Estado psíquico en tanto vivenciado como placentero, displacentero o ambas cosas a la vez. Todo afecto tiene un aspecto cualitativo (gracias al cual se lo puede diferenciar de otros afectos, como por ejemplo la nostalgia de la melancolía, o los celos de la envidia) y un aspecto cuantitativo que define su intensidad (el odio puede ser menos intenso o más intenso). Un cambio en la intensidad de un afecto puede modificar su cualidad (por ejemplo, la alegría puede convertirse en euforia).

Los afectos se caracterizan también por su duración en el tiempo. En este sentido pueden distinguirse las emociones (breves y ocasionales) de los sentimientos (más duraderos y estables).

Cazau, Pablo (2002), Vocabulario de Psicología. Redpsicología www.galeon.com/pcazau



AFECTO INDUCIDO



Técnica dirigida a liberar emociones, utilizada con pacientes víctimas de un suceso traumático, como un asalto o violación. Primero se le enseña a relajarse, luego se lo interroga sobre el suceso traumático pidiéndole detalles. Se estimula la libre expresión de emociones y se lo apoya para aclarar sus sentimientos en relación al suceso. El procedimiento ayuda al paciente a ponerse en contacto con diversas emociones presente en el momento del suceso, incluyendo las olvidadas o bloqueadas, y a aceptar y enfrentar los sentimientos (pág. 263).

Striegel-Moore R y Slaikeu K, (1993) Glosario de técnicas de terapia en crisis. Incluído en Slaikeu K, Intervención en crisis. México: El Manual Moderno.



AFERENTE



En neurología, vías nerviosas que conducen los impulsos desde la periferia hacia los centros. Por ejemplo las vías sensitivas son aferentes. Sinónimo: centrípeto (se acerca al centro).

Cazau, Pablo (2002), Vocabulario de Psicología. Redpsicología www.galeon.com/pcazau



AFRONTAMIENTO, ESTRATEGIA DE



Las estrategias de afrontamiento son, junto a los mecanismos de defensa, mecanismos psicológicos que reducen las consecuencias de un acontecimiento estresante, de modo que el individuo pueda seguir funcionando normalmente. “El término ‘estrategias de afrontamiento’ se refiere a actividades de las que el individuo es conciente, mientras que el término ‘mecanismo de defensa’ denota procesos mentales inconcientes. Las estrategias de afrontamiento pueden ser tanto adaptativas como inadaptativas. Las primeras incluyen evitación de aquellas situaciones que provocan malestar, resolver los problemas y aceptar la situación. Las segundas son, entre otras, consumo excesivo de alcohol y drogas, conductas histriónicas o agresivas y gestos autolíticos. Las estrategias mencionadas como adaptativas pueden transformarse en inadaptativas si se emplena durante mucho tiempo. Por ejemplo, la evitación es una adecuada respuesta precoz a la situación estreante, pero si se mantiene durante mucho tiempo impide los procesos de resolución y aceptación de los problemas”.

Gelder M, Mayou R y Geddes J (1999), Oxford Psiquiatría, Madrid: Marbán, 2da. Edición, pág. 90.



AGITACION PSICOMOTORA



"Sucesión de gestos, movimientos y conductas, rápidos, muy frecuentes, de elevada frecuencia y variada forma de presentación".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 606.



AGNOSIA



Pérdida de la capacidad de reconocer los objetos, no obstante estar intacta la percepción de los sentidos.

Condemarín Mabel y Blomquist Marlys, La dislexia. Manual de lectura correctiva, Ed. Universitaria SA, Chile, 1970, p. 32.



Reconocimiento alterado de un objeto, no debido a defectos sensoriales, deterioro mental, desórdenes de conciencia, atención o desconocimiento del objeto. Este mismo debe ser reconocido por el sujeto por otro de sus sentidos.

Tamaroff L. y Allegri R., Introducción a la neuropsicología clínica, Ed. Libros de la Cuadriga, Bs. As., 1995, p. 48.



La siguiente clasificación de agnosias es según el área sensorial afectada:

a) Agnosia auditiva (Sordera Psíquica)

Global: Sordera psíquica global.

Parciales: Para ruidos; Amusia (para la música); Sordera Verbal (para fonemas).

b) Agnosia táctil (Astereognosia)

Primarias: Amorfognosia (no reconoce formas); Ahylognosia (no reconoce materiales).

Secundaria: Asimbolia táctil (no reconoce objetos).

c) Agnosia visual

Para cosas, personas (prosopoagnosia), situaciones, imágenes, símbolos, colores.

Espacial. Puede ser: trastorno en la percepción espacial; trastorno en manipulación de datos espaciales; trastorno en la memoria topográfica.

Alexia agnósica (problemas en reconocer signos gráficos del lenguaje).

Tamaroff L. y Allegri R., Introducción a la neuropsicología clínica, Ed. Libros de la Cuadriga, Bs. As., 1995, p. 48-72.



Agnosia táctil.- “Imposibilidad de reconocer los objetos a través del tacto en ausencia de trastornos sensitivos primarios. De acuerdo con la descripción clásica de Delay, se distinguen tres grados de identificación: 1) de los aspectos más elementales como superficie, temperatura, tamaño (hilognosia); 2) de la configuración tridimensional (morfognosia); 3) reconocimiento del objeto (estereognosia)” (pág. 195).

Tallis J y Soprano M (1991), Neuropediatría. Neuropsicología y aprendizaje. Buenos Aires: Nueva Visión.



Agnosia visual.- “Bajo este término se engloba una serie de trastornos de las funciones perceptivas que conciernen a la discriminación, la identificación y el reconocimiento, por el canal visual únicamente, de los objetos, de los rostros y de sus representaciones, de las formas significativas o no significativas, de los datos espaciales, no existiendo ningún otro trastorno elemental de la visión, ni déficit de las funciones mentales superiores, por lo menos en un grado suficiente como para dar razón de los disturbios. A grandes rasgos podemos distinguir los siguientes tipos: 1) agnosias para los objetos inanimados y para las imágenes; 2) agnosias para los objetos animados, y para las fisonomías (prosopagnosia); 3) agnosia para los colores; 4) agnosia para los símbolos gráficos (alexia agnósica); 5) Agnosias espaciales” (pág 193).

Tallis J y Soprano M (1991), Neuropediatría. Neuropsicología y aprendizaje. Buenos Aires: Nueva Visión.



AGORAFOBIA



La CIE-10 caracteriza la agorafobia "con un sentido más amplio que el original y que el utilizado aún en algunos países. Se incluyen en él no sólo los temores a lugares abiertos, sino también otros relacionados con ellos, como temores a las multitudes y a la dificultad para poder escapar inmediatamente a un lugar seguro (por lo general el hogar). El término abarca un conjunto de fobias relacionadas entre sí, a veces solapadas, entre ellos temores a salir del hogar, a entrar en tiendas o almacenes, a las multitudes, a los lugares públicos y a viajar solo en trenes, autobuses o aviones. Aunque la gravedad de la ansiedad y la intensidad de la conducta de evitación son variables, éste es el más incapacitante de los trastornos fóbicos y algunos individuos llegan a quedar completamente confinados en su casa" (pág. 171). La caracterización que hace el DSM-IV no difiere sustancialmente de la anterior.

CIE-10 Trastornos mentales y del comportamiento, Madrid, Organización Mundial de la Salud, 1992.



AGRAMATISMO



"Alteración del lenguaje que se da en cuadros afásicos que se caracteriza por una dificultad para utilizar correctamente las relaciones gramaticales y sus reglas. Los pacientes agramáticos no pueden unir las palabras para formar secuencias sintácticamente correctas".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 373.



AGRESION



“Comportamiento socialmente definido como afrentoso o destructivo. Se diferencia la agresión hostil, que tiene como propósito infligir deliberadamente un daño o sufrimiento a otra persona, de la agresión instrumental, que persigue otro objetivo que el del padecimiento de la víctima”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



AGRESIVIDAD



Para Winnicott (Nelken, 2001) la agresión es un hecho positivo que hace sentirse al niño, vivo, sobre todo cuando la organiza y canaliza bien. La agresión no es lo mismo que la destructividad. No liga la agresión con el instinto de muerte, sino que tiene que ver con el erotismo muscular, con la necesidad de descargar. La agresividad y sus derivados tienen que ver con el fallo en la provisión ambiental en las distintas etapas (dependencia absoluta y dependencia relativa).

Según Winnicott (1965) cuando se produce un fallo en la provisión ambiental en la etapa de dependencia relativa, el bebé experimentará la ‘’desposesión’’, cuyas manifestaciones serán conductas agresivas, actos destructivos, robo, compulsión a la crueldad, ciertas perversiones sádicas, que engloban la tendencia antisocial, como intento por recuperar el momento previo a la desposesión, cuando el ambiente era sostenedor y confiable.

Ellen Wachtel, sostiene que ‘’al observar con detenimiento el entorno y la historia familiares de los niños que manifiestan sentimientos de ira extremos, por lo común se comprueba que han tenido que soportar reales frustraciones y privaciones intensas, aunque también la gratificación excesiva es fuente de ira y sentimientos de privación, aunque esto parezca paradójico, debido a que el niño no tuvo que aprender a superar la frustración ya que los padres han prestado tanta atención a las necesidades y deseos de su hijo que éste responde ante cualquier cambio en la familia con ira extrema” (Wachtel, 1994:86).

La experiencia clínica demuestra que los chicos pueden desarrollar expectativas quiméricas sobre la cantidad de atención y acomodación a las necesidades que ‘’deben’’ recibir, por lo que les resulta difícil adaptarse a situaciones interpersonales más exigentes, creándose un círculo vicioso de ira y culpa instaurándose en sentimiento de ‘’mala semilla’’. Willock también describe su trabajo con niños sumamente agresivos, y señala, que ‘’amenazas o desaires leves o imaginarios son tomados por peligros reales y graves. Al sentirse tan vulnerable, el niño cree necesario mantenerse siempre listo para apelar a operaciones de seguridad primitivas y agresivas, y defenderse así de tales ataques’’ (Wachtel, 1994:33). Algunos se entregan a conductas impulsivas y peligrosas con la esperanza inconsciente de que, al ver que corren peligro sus padres se preocuparán por su bienestar. Willock, describe lo que él denominó ‘’’Self desatendido y despreciado’’, estos chicos abrigan el temor de no ser sólo insignificantes y despreciables para el mundo, sino ser absolutamente repulsivos.

Nelken, A. (2001). El pensamiento de Donald Winnicott en la WEB. Disponible en WEB: http://www.edupsi.com/winnicott

Wachtel, E. (1994). La Clínica del Niño con Problemas y su Familia. Buenos Aires. Amorrortu.

Winnicott, D. (1965). Los procesos de Maduración y el Ambiente Facilitador.



AISLAMIENTO



Defensa típica de la neurosis obsesiva consistente en que después de un suceso desagradable o de un acto significativo desde el punto de vista de la neurosis, se interpone una pausa donde nada debe suceder, ni percibirse ni hacerse. Lo desagradable no es olvidado pero se interrumpen sus conexiones asociativas.

La forma de aislar es interponer intervalos espaciales o temporales de manera que las ideas 'no se toquen entre sí'. El intervalo temporal estaría vinculado con la compulsión neurótica a contar. Ejemplos de aislamiento son las pausas en el pensamiento, los rituales, etc. Un aislamiento típico se da entre lo sexual y lo erótico, lo que hace que una persona sólo pueda desear sexualmente a quien no ama.

El origen del aislamiento está en el tabú de contacto (de la pulsión con el objeto satisfactor), tanto corporal como ideativo. Un ejemplo de aislamiento normal se da en la concentración, útil para realizar mejor una tarea.

Celener G. y otros, "Los mecanismos de defensa y las técnicas proyectivas", Publicación interna de la Cátedra de Teoría y técnicas de exploración y diagnóstico Módulo II, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, 1996.



El aislamiento permite considerar un hecho penoso desde un punto de vista puramente intelectual, sin dar cabida a la emoción: las personas pueden hablar de un problema grave sin manifestar ni sentir casi emociones. Hasta cierto punto es un mecanismo eficaz en relación con el trato con las otras personas, y éstas pueden sentirse sorprendidas a incluso admirar la forma en que el otro ‘toma’ las cosas. El inconveniente es que mantener la ansiedad y las emociones bajo el nivel de la conciencia requiere gran desgaste psíquico, y puede quedar muy poca energía disponible para las actividades normales.

Isaacson Robert (1996) El niño retardado mental. Buenos Aires: Paidós, pág. 43.



Esta defensa hace que un determinado acto o idea que resulta intolerable para el yo, sea separado de su afecto permaneciendo en la conciencia en forma debilitada. Así, por ejemplo, una persona puede relatar un episodio traumático (un accidente, una operación) con la misma tonalidad afectiva que usa para hablar del clima.

Berenbaum L y Ferrari R, Acerca de las defensas del psiquismo. Incluído en “Fundamentos de psicología”, págs. 107-108.



Según M. Klein.- Este mecanismo defensivo "consiste en la disociación primaria entre vínculos de amor y vínculos agresivos. Tiende a apuntalarla y mantenerla, evitando que los pares de disociados se unan en la fantasía o en la realidad pues dicha unión significaría la desorganización del yo fantaseada como caos o locura".

Piccolo E., "Defensas en los tests gráficos", Editorial Paidós.



ALCOHOLISMO



Definición: Es una enfermedad crónica producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual interfiere en la salud física, mental, social y/o familiar así como en las responsabilidades laborales.

http://www.tuotromedico.com/temas/alcoholismo.htm



El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal; es un trastorno primario y no un síntoma de otras enfermedades o problemas emocionales. La OMS define el alcoholismo como la ingestión diaria de alcohol superior a 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre (una copa de licor o un combinado tiene aproximadamente 40 gramos de alcohol, un cuarto de litro de vino 30 gramos y un cuarto de litro de cerveza 15 gramos). El alcoholismo parece ser producido por la combinación de diversos factores fisiológicos, psicológicos y genéticos. Se caracteriza por una dependencia emocional y a veces orgánica del alcohol, y produce un daño cerebral progresivo y finalmente la muerte.

El alcoholismo afecta más a los varones adultos, pero está aumentando su incidencia entre las mujeres y los jóvenes. El consumo y los problemas derivados del alcohol están aumentando en todo Occidente desde 1980, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea y los antiguos países del este, así como en los países en vías de desarrollo.

El alcoholismo, a diferencia del simple consumo excesivo o irresponsable de alcohol, ha sido considerado en el pasado un síntoma de estrés social o psicológico, o un comportamiento aprendido e inadaptado. El alcoholismo ha pasado a ser definido recientemente, y quizá de forma más acertada, como una enfermedad compleja en sí, con todas sus consecuencias. Se desarrolla a lo largo de años. Los primeros síntomas, muy sutiles, incluyen la preocupación por la disponibilidad de alcohol, lo que influye poderosamente en la elección por parte del enfermo de sus amistades o actividades. El alcohol se está considerando cada vez más como una droga que modifica el estado de ánimo, y menos como una parte de la alimentación, una costumbre social o un rito religioso. La química del alcohol le permite afectar a casi todo tipo de célula en el cuerpo, incluyendo aquellas en el sistema nervioso central. En el cerebro, el alcohol interactúa con centros responsables del placer y de otras sensaciones deseables; después de una exposición prolongada al alcohol, el cerebro se adapta a los cambios que produce el alcohol y se vuelve dependiente de él. Para las personas con alcoholismo, beber se convierte en el medio primario mediante el cual pueden tratar con personas, el trabajo y sus vidas. El alcohol domina sus pensamientos, emociones y acciones. La gravedad de esta enfermedad es influida por factores como la genética, la psicología, la cultura y el dolor físico.

http://lucas.simplenet.com/trabajos/alcoholismo/alcoholismo.html



ALEXIA



Perturbación adquirida a continuación de una injuria cerebral, parcial o total de la lectura. Neurológicamente, se emplea el término 'alexia' como supresión de lectura, mientras que el término 'dislexia' se referiría a su perturbación.

Condemarín Mabel y Blomquist Marlys, La dislexia. Manual de lectura correctiva, Ed. Universitaria SA, Chile, 1970. p. 32.



Situación de un paciente que por lesión adquirida del cerebro ha perdido la capacidad de comprender la palabra escrita, sea manuscrita o impresa.

Tamaroff L. y Allegri R., Introducción a la neuropsicología clínica, Ed. Libros de la Cuadriga, Bs. As., 1995, p. 172.



Alexia y dislexia.- La alexia es secundaria a una lesión cerebral, adquirida cuando la función de la lectura está ya constituída, mientras que la dislexia implica una incapacidad constitucional o de desarrollo. El disléxico tiene dificultades para aprender a leer.

Tamaroff L. y Allegri R., Introducción a la neuropsicología clínica, Ed. Libros de la Cuadriga, Bs. As., 1995, p. 172.



ALEXITIMIA



“Se trata de un término originalmente dinámico que fue introducido por Sifneos en 1973. Etimológicamente significa ‘falta de palabras para los afectos’ y se refería a los pacientes con incapacidad para expresar los afectos a través de las palabras”.

Vallejo Ruiloba J y otros, “Introducción a la psicopatología y la psiquiatría”, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 234.



Puede definirse la alexitimia de la siguiente manera: “a) pobreza de la actividad de fantasía, b) dificultad del material asociativo en descubrir emociones vinculadas a conflictos psíquicos interiores, c) dificultad en encontrar las palabras adecuadas para describir sus sentimientos y afectos, d) debilidad en la estructura del Yo, e) precoz alteración de la relación materno infantil, f) frecuentes antecedentes de acting out, g) ausencia real o en la estructura del aparato psíquico de la figura paterna (esto último tuve ocasión de comprobarlo en la clínica)”.

Albalustri Luis, “Alexitimia y patología psicosomática”. Incluído en Revista Desarrollos en Psiquiatría Argentina, Año 2, Nro 3, Marzo-Abril 1997, pág. 61.



ALFA



1. En psicodiagnóstico, designa una famosa prueba de inteligencia colectiva para sujetos no analfabetos, utilizada hacia fines de la 2da. guerra mundial en EEUU para clasificar rápidamente gran número de soldados según su capacidad intelectual, y así poder determinar sus destinos ulteriores dentro o fuera de las filas del Ejército.

2. En neurofisiología, designa un registro electroencefalográfico bastante regular que aparece en el hombre adulto en reposo corporal y mental, y con los ojos cerrados. Se ve como una onda de unos 50 microvolts de amplitud y de frecuencia equivalente a 8-12 ciclos por segundo. Otros registros distintos son las ondas beta, theta y delta.

Pablo Cazau (2002) Vocabulario de Psicología. Redpsicología – www.galeon.com/pcazau



ALGOLAGNIA



Goce del dolor.



ALIANZA



“Designa una afinidad positiva entre dos unidades del sistema. No se trata de una definición formal, sino del uso popular del término. Una alianza es potencialmente neutra, pero es inherente a ella la virtualidad de ir dirigida de manera efectiva contra un tercero. En los casos en que las alianzas se sitúan en oposición a otra parte del sistema, se puede hablar de coaliciones. Ver Coalición.

Umbarger C, Terapia familiar estructural, Barcelona, Paidós.



ALOCUTARIO



“En teoría de la comunicación, el que recibe un mensaje. En ingeniría de la comunicación se lo llama receptor. Los términos alocutor y alocutario son preferidos actualmente por los linguistas y los que estudian psicología de la comunicación”.

Marín Marta (1997) Conceptos claves. Gramática, lingüística, literatura. Buenos Aires: Aiqué, pág. 15.



ALOCUTOR



“En teoría de la comunicación, el que elabora o produce un mensaje. En ingeniería de la comunicación se llama emisor, pero la psicología de la comunicación y la lingüística prefieren los términos de alocutor y alocutario”.

Marín Marta (1997) Conceptos claves. Gramática, lingüística, literatura. Buenos Aires: Aiqué, pág. 15.



ALOPLASTICA



Término empleado por autores como Lagache y Ferenczi, por ejemplo, y que designa toda conducta dirigida hacia el medio externo, y por tanto capaz de modificarlo. Por ejemplo hablar con alguien, asir un sonajero, etc. Antónimo: Autoplástica.



ALTRUISMO



“Conducta efectuada en beneficio de otro sin esperar una retribución externa”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



ALUCINACION



Definición.- Representación mental que: a) comparte características de la percepción y de la imaginación; b) se produce en ausencia de un estímulo apropiado a la experiencia que la persona tiene; c) tiene toda la fuerza e impacto de la correspondiente percepción real; y d) no es susceptible de ser dirigida ni controlada voluntariamente por quien la experimenta.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw Hill, 1995, pág. 227.



Tipos.- Algunas tipos de alucinación son los siguientes: 1) Alucinación extracampina: es aquella que se experimenta fuera del campo sensorial plausible; 2) Alucinación funcional: alucinación activada y/o desencadenada por un estímulo, el cual es percibido al mismo tiempo que la alucinación y en la misma modalidad sensorial; 3) Alucinación refleja: Alucinación producida en una determinada modalidad sensorial que es desencadenada por la percepción (correcta) de un estímulo perteneciente a un campo sensorial diferente a aquel en que se produce la alucinación.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw Hill, 1995, pág. 227.



ALUCINOSIS



En el caso del alcoholismo, "es un episodio con síntomas psicóticos que se produce tras una fuerte intoxicación alcohólica en la que el individuo ha estado consumiento dosis grandes de alcohol durante varios días. Cursa sin desorientación ni pérdida de conciencia".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 487.



AMBIENTE



En psicología, se llama ambiente o entorno al conjunto de estados y procesos que se verifican en el espacio físico que se extiende desde la piel hacia el exterior, y que son capaces de afectar el psiquismo de una persona.

Desde la teoría del campo de Lewin, el ambiente capaz de generar conductas es el espacio vital, es decir, el conjunto de objetos o procesos del mundo externo significativos para el individuo en un momento dado. El cambio de conducta se identifica o se constata a partir de la observación (cambios corporales) o de la introspección (cambios en los pensamientos, creencias, etc, que también son conductas).

Para que el individuo modifique su conducta por influencia del ambiente han de darse por lo menos dos condiciones: a) el individuo debe recibir un estímulo del entorno (una persona en estado de coma poco puede modificar su conducta porque apenas si recibe –o no recibe- estimulación ambiental), y b) el individuo debe modificarse él mismo para poder responder luego con una conducta (por ejemplo para responder un ataque –estímulo- con la respuesta de huír o atacar –conducta- debe haber cambios en el suministro de glucosa a los músculos y aumento de la frecuencia cardíaca).

En el caso del ser humano, y en comparación con el animal no humano, el mundo externo ha perdido un poco de hegemonía en la determinación de la conducta, frente a la creciente importancia del mundo interno. Por ejemplo, ciertas culturas se comportan frente al Sol adorándolo, es decir, responden a una representación interna del sol como divinidad, no al astro en su sentido físico o material que es parte del mundo externo. De idéntica forma, muchas veces no reaccionamos frente a la persona real, sino a lo que creemos que esa persona es, y las creencias forman parte de nuestro mundo interno.

Cazau P (2003) Vocabulario de Psicología. Redpsicología.



AMBISEXUALIDAD



“Relación comunicativa, afectiva, amorosa o sexual con personas del mismo o diferente sexo. Se da de manera simultánea. Potencialmente, estamos capacitados para ello. Es preferible este término al de ‘bisexualidad’. No se trata de la conjunción de los dos sexos en una sola persona sino de la capacidad de satisfacción sexual”.

Barragán Medero F, (1991), La educación sexual. Guía teórica y práctica. Barcelona: Paidós, pág. 151.



AMNESIA ANTEROGRADA



Incapacidad para adquirir nueva información.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw Hill, 1995, pág. 271.



AMNESIA FUNCIONAL



"Por oposición al síndrome amnésico, aquel tipo de amnesia que no tiene una etiología orgánica, siendo los factores emocionales los principales responsables de su ocurrencia".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw Hill, 1995, pág. 271.



AMNESIA RETROGRADA



Incapacidad para recordar el pasado.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw Hill, 1995, pág. 271.



AMNESIA TRANSITORIA



También llamada blackout. En el caso del alcoholismo, designa la "amnesia total o parcial para lo ocurrido mientras el individuo estaba ebrio".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 487.



AMOR



Alfred Adler distinguió distintos tipos de amor: fraternal, maternal, erótico, a Dios, y a uno mismo. Este último es un prerrequisito para amar a los demás, y no debe ser confundido con la satisfacción exagerada de deseos narcisistas. La capacidad de amar requiere, para Fromm, vencer el narcisismo.

Según Alfred Adler, entre padres e hijos pueden establecerse tres tipos de relación: a) simbióticas, donde una de las partes pierde o no alcanza nunca su independencia: una persona es absorbida por otra o puede absorber a otra; b) de retraimiento-destructividad: en vez de cercanía hay distancia, apatía, retraimiento cuando no hostilidad y agresión; c) de amor, que es la relación productiva, marcada por el respeto mutuo y el fomento de la independencia mutua.

Engler Barbara, Introducción a las teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill, pág. 145.



ANALISIS ORGANIZACIONAL



Análisis organizacional: es un proceso de cambio pactado contractualmente entre los miembros de un sistema organizacional determinado y un analista independiente - considerado como un "agente de cambio externo"-, para encarar problemas que obstaculizan el desarrollo de los componentes del sistema. El contrato legitima una relación de colaboración voluntaria que compromete la exploración conjunta de todos los implicados, tendiente a desarrollar la comprensión de los aspectos interpersonales, organizativos, productivos, políticos, axiológicos, contextuales, que afectan el desarrollo de la organización y la realización de sus miembros.

Schlemenson, La perspectiva ética en el análisis organizacional.



ANALISIS SOCIOINSTITUCIONAL



El análisis socioinstitucional se caracteriza por: a) Intervenir en una clase institucional, no en toda la institución. b) Dicha clase institucional paga la intervención. c) Así, la intervención se realiza entre una clase institucional y un grupo sociopsicoanalítico, mediante un cierto número de sesiones. d) En cada sesión hay presente un solo socioanalista , yse van turnando en diferentes sesiones. e) La intervención es viable si la clase es bien homogénea, y si hay cierta cuota de poder que la clase institucional puede recuperar dentro de la institución. f) Debe haber por tanto un deseo de recuperar el poder, una pulsión (colectiva) de exigencia de poder. g) El grupo socioanalítico analizará también sus propias reacciones (contra-proyectivas) frente a la escucha del material, pues ello permite comprender lo que sucede en la clase institucional respecto de la institución.

Mendel Gerard – Sociopsicoanálisis, Tomo I, Págs 7-61.



ANALISIS TRANSACCIONAL



De acuerdo a Kertesz, el Análisis Estructural y Transaccional ofrece una teoría sistemática, consistente, de la dinámica de la personalidad social derivada de experiencias clínicas, y una forma de terapia activa y racional que, siendo adaptable y comprensible, es apropiada para la gran mayoría de los pacientes. Es también un método de trabajo que se aplica al estudio y modificación de la conducta. En este sentido “constituye un enfoque racional de la conducta humana, habiendo demostrado ser una herramienta muy eficaz para producir cambios positivos en las comunicaciones intra-personales, Inter.-personales y grupales”.

El A.T. se centra en: a) Considerar la conducta observable, la que se manifiesta “aquí y ahora”, por medio de lenguaje verbal y no-verbal. b) Promover la responsabilidad propia del individuo sobre su conducta. c) Usar un lenguaje comprensible, ameno y sugestivo para describir los estados del yo y los procesos psicológicos. d) Y utilizar modelos explicativos de la conducta operativos y comprobables.

En 1949 Eric Berne inicia sus investigaciones sobre “La naturaleza de la intuición” y publica deversos estudios sobre este tema, que constituirá los fundamentos de la nueva teoría. En 1954 da forma al Análisis Estructural, mediante el cual intentó analizar la personalidad partiendo de tres estados básicos: Padre, Adulto, Niño. Según su teoría, el Padre contiene las normas, patrones y prohibiciones impuestas en la infancia por los progenitores del niño, familiares y profesores. El Adulto funciona como un ordenador que recibe y procesa información. El Niño representa el mundo de los sentimientos, impulsos y emociones.

Berne concibe estos estados del yo como parte integrantes de la totalidad de la persona o ego.
Profundizando en este primer análisis, que denominó “Análisis Estructural de primer grado”, y siempre a partir de la práctica clínica, puso de relieve las diferentes manifestaciones de cada uno de estos Estados del Yo y formuló su “Análisis estructural de segundo grado”, que permite una exploración más fina de la dinámica de la personalidad.

http://members.es.tripod.de/Bastidas_de_Haro/paginabreveintroduccion.html



ANALIZADOR



“Las estructuras sobre las cuales obran los estímulos se denominan analizadores. El concepto se refiere a una unidad funcional que incluye el órgano receptor periférico, las vías de conducción hacia el cerebro y las zonas centrales correspondientes. Se acostumbre clasificar los analizadores en base a la localización de los estímulos: a) analizadores exteroceptivos: encargados de la recepción, transmisión y coordinación de las estimulaciones exteriores al organismo. Corresponden a la sensibilidad visual, auditiva, gustativa, olfativa y cutánea. b) Analizadores interoceptivos: encargados de la recepción, transmisión y coordinación de las estimulaciones internas. Determinan la sensibilidad kinestésica y del equilibrio (propioceptiva) y la sensibilidad visceroceptiva”.

Kaufmann M, La sensibilidad. Publicación interna de la Cátedra de Psicología General I del Departamento de Psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Ficha N° 319. 1971.



ANALOGIA



“Definamos aquí la esencia del razonamiento analógico como la transferencia de conocimiento de una ‘unidad’ de información a otra por un proceso de mapeo o búsqueda de correspondencias estructurales entre ambas de modo que se pueda, por su intermedio, establecer relaciones entre contenidos de dominios diferentes y, lo que es más importante, entre estructuras que subyacen a fenómenos de campos diversos” (pág. 42).

Adrover J y Duarte A, El uso de analogías en la enseñanza de las ciencias. En Investigaciones en Psicología, Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Año 1 N° 1, 1996.



“El pensamiento analógico-metafórico es un proceso de pensamiento productivo caracterizado por la educción de algún género de relación de similitud entre dos sistemas representacionales, ideas o estados de conciencia” (pág. 8).

Azzolini S y González F, Esbozo para una conceptualización del pensamiento analogico-metafórico. En Investigaciones en Psicología, Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Año 2 N° 2, 1997.



ANAMNESIS



“Anamnesis significa interrogatorio. Después de la entrevista clínica, el médico debe recoger de forma sistemática los datos que le permitan elaborar una patografía de su paciente. La anamnesis, parte de la historia clínica, recoge datos como la filiación, el motivo de consulta, los antecedentes familiares y personales, etc., aunque de algunos ya tendremos extensa noticia a través de la entrevista realizada anteriormente. El interrogatorio sistemático nos debe permitir conocer los síntomas más relevantes y su devenir en la biografía del paciente. Se trata de realizar una hipótesis diagnóstica que nos permita recoger los datos para confirmarla o no…”.

Vallejo Ruiloba J y otros, “Introducción a la psicopatología y la psiquiatría”, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 84.



ANCIANIDAD



“La adultez tardía, conocida como ancianidad, generalmente se refiere al ciclo de vida que comienza a la edad de 65 años. Los ancianos se dividen en dos grupos: a) ancianos jóvenes 65-74 años, y b) ancianos mayores: más de 75 años. Si bien la senescencia implica una gradual declinación en todos los sistemas corporales, se hace necesario destruír el mito de que la ancianidad está asociada con un estado de profunda enfermedad física y mental”.

Koldobsky N, Los desórdenes de la personalidad en el anciano. Incluído en Revista Desarrollos en Psiquiatría Argentina, Año 2, Nro 3, Marzo-Abril 1997, pág. 72.



ANDROGINIA



“Patrón de conducta que permite a los individuos expresar toda la gama de emociones y todas las posibilidades vinculadas con los roles, sin atender a los estereotipos sexuales”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



ANGUSTIA



Clasificación psicoanalítica.- En "Inhibición, síntoma y angustia" Freud formula su teoría definitiva sobre la angustia, donde expresa que hay dos formas: la 'angustia primaria' (o 'angustia automática' en la traducción de Laplanche) y la 'angustia señal' siendo, ambas, respuestas del yo a los incrementos de la tensión instintiva o emocional; la angustia señal es un mecanismo de alerta que advierte al yo de una amenaza inmediata contra su equilibrio, y la angustia primaria es la emoción que acompaña a la disolución del yo. La función de la angustia señal es asegurar que la angustia primaria nunca sea experimentada, ya que permite al yo la puesta en marcha de precauciones defensivas.

Rycroft Ch., Diccionario de Psicoanálisis, Buenos Aires, Paidós, 1976.



ANHEDONIA



“Este término, empleado por Ribot […] a finales del siglo 19, se refiere a la incapacidad para experimentar placer. Kraepelin y Bleuler la incluyeron más tarde entre los síntomas del deterioro esquizofrénico […]. En términos dinámicos se interpreta el síntoma como un coadyuvante de la represión del conflicto neurótico [y] también existen aplicaciones basadas en postulados comportamentales y biológicos”.

Vallejo Ruiloba J y otros, Introducción a la psicopatología y la psiquiatría, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 233.



ANIMA / ANIMUS



Según Jung, en el hombre, el aspecto femenino se halla personificado en lo inconciente por el anima, y en la mujer, su aspecto masculino está representado en lo inconciente por el animus. Jung refiere factores genéticos: lo hombres tienen genes que configurarán cualidades masculinas y femeninas, y las mujeres también (bisexualidad originaria). Normalmente, anima o animus son el lado no desarrollado de la personalidad que es rechazado, ignorado o reprimido por la conciencia (pues la persona asume un rol sexual definido), aunque pueden llegar a irrumpir en la conciencia bajo ciertas circunstancias, engendrando conductas neuróticas.

Así, cuando el anima se expresa en el hombre aparecen estados de ánimo mezquinos, sórdidos y astutos, y cuando el animus se expresa en la mujer produce opiniones aribrarias, beligerantes, quisquillosas. Cuando aparecen rasgos del sexo opuesto, generalmente lo hacen en forma desadaptativa o produciendo desagradables consecuencias. Por ejemplo, una mujer que asuma una profesión masculina.

El anima y el animus pueden aparecer en los sueños, lo que indica la activación de las figuras arquetípicas correspondientes. En el hombre el anima suele aparecer como una mujer irreconocible, y en la mujer, el animus como una pluralidad de hombres.

Progoff Ira, La psicología de Jung y su significación social, Buenos Aires, Paidós, 1967, pág. 117-121.



ANOREXIA



Definición.- La medicina define la anorexia como un cuadro caracterizado por pérdida de apetito que lleva a un perdida de peso corporal, evolucionando hacia la desnutrición o caquexia.

Tiene tres etapas definidas. En primer lugar pierde el apetito, con una consecuente pérdida de lípidos que ocasiona pérdida de peso. En segundo lugar aparece una pérdida de proteínas, y en tercer lugar sobreviene un estado grave de desnutrición, la caquexia, de características irreversibles, ya que en cierto momento la falta de apetito hace que la hipófisis deje de funcionar.



Etiología.- En cuanto a la etiología, la anorexia puede ser esencial o sintomática, es decir, primaria o secundaria.

La anorexia esencial, primaria o nerviosa es lo que conocemos hoy en día simplemente como anorexia. Diversas teorías intentan dar cuenta de sus causas: una teoría biológica, que sostiene que se produce una inhibición del centro hipotálamico del apetito como resultado de un estado de estrés; una teoría psicológica, que sostiene las hipótesis de una inhibición de la oralidad, de una alteración de la imagen corporal, etc.; y podemos también indicar una teoría social, que ve en los mensajes de los medios masivos de comunicación que privilegian un cuerpo delgado un factor determinante, o cuanto menos contribuyente.

La anorexia sintomática es secundaria a otra enfermedad: patologías como la enfermedad de Basedow, la enfermedad de Addison, los carcinomas, la insuficiencia hepática, etc., o culaquier otra que produzca delgadez inhibiendo el centro hipotálamico del apetito. Esta anorexia sintomática o secundaria es una entidad diferente a la anorexia nerviosa y como tal, por sus similitudes, debe ser distintuida de ella a través de un diagnóstico diferencial.



ANOREXIA NERVIOSA



Rechazo contundente a mantener el peso corporal por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (normalmente un IMC de 16 o menos). Miedo intenso a ganar peso, a engordar. Se mencionan dos subtipos: el subtipo bulímico, llamado también 'tipo atracón' o 'tipo purgante', donde la paciente presenta episodios de atracones y conductas purgantes; el subtipo restrictivo, donde la persona no presenta episodios de ingesta voraz o conductas purgantes.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 554.



ANORGASMIA



(Sinónimo = Disfunción orgásmica). "Disfunción sexual caracterizada por la dificultad o imposibilidad de alcanzar el orgasmo, tras una fase de excitación normal, durante una actividad sexual que se considera adecuada en cuanto a tipo de estimulación, intensidad y duración".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 459.



ANORMALIDAD CRITERIO



Conjunto de normas que designan las propiedades sobre cuya base una persona puede conceptuarse o categorizarse como psicopatológica. a) Criterio biológico: mantiene que la 'enfermedad mental' se produce por una alteración del sistema nervioso. b) Criterio estadístico: determina la anormalidad en base a una desviación de la norma estadística (distribución normal). c) Criteriosocial: es establecido por la normativa social que determina lo esperable (normal) y lo inadecuado (anormal) de la conducta. Se han referido varios tipos, tales como el consensual y el legal.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 87.



ANSIEDAD



Según M. Klein.- "Respuesta del yo a la actividad del instinto de muerte. Cuando el instinto de muerte es deflexionado, la ansiedad toma dos formas principales: paranoide y depresiva".

Segal H, “Introducción a la obra de Melanie Klein”, Buenos Aires, Paidós, 1987, pág. 121.



“Debido a las ventajas que supone para la propia supervivencia el responder con ansiedad ante determinadas situaciones amenazantes, se puede hablar de ansiedad normal frente a ansiedad anormal o patológica. Por ejemplo, la ansiedad es normal en un niño asustado por la posibilidad de una separación de los padres… La ansiedad es un acompañante normal del crecimiento, de los cambios, de la experimentación de cosas novedosas, y del hallazgo de la propia identidad y del sentido de la vida… Por el contrario, la ansiedad patológica es una respuesta inapropiada a un estímulo concreto en base a su intensidad o a su duración”.

Kaplan H y Sadock B (1992), Compendio de psiquiatría. México: Salvat, pág. 588.



El DSM-IV define ansiedad como la “anticipación aprendiva de un daño o desgracia futuros, acompañadas de un sentimiento de disforia o de síntomas somáticos de tensión. El objetivo del daño anticipado puede ser interno o externo”.

Varios autores (1995) DSM-IV. Barcelona: Masson, pág. 780.



ANSIEDAD DE CASTRACION



Según M. Klein.- "Ansiedad especialmente de tipo paranoide y se origina en la proyección que hace el niño de su propia agresión, pero puede contener también elementos depresivos, por ejemplo la ansiedad de perder el propio pene como órgano de reparación".

Segal H, “Introducción a la obra de Melanie Klein”, Buenos Aires, Paidós, 1987, pág. 121.



ANSIEDAD DEPRESIVA



Según M. Klein.- "Ansiedad motivada por la posibilidad de que la propia agresión aniquile o haya aniquilado al propio objeto bueno. Se la experimenta por el objeto y por el yo que, en identificación con el objeto, se siente amenazado. Se origina en la posición depresiva, cuando se percibe al objeto como objeto total y el bebé vivencia su propia ambivalencia".

Segal H, “Introducción a la obra de Melanie Klein”, Buenos Aires, Paidós, 1987, pág. 121.



ANSIEDAD PARANOIDE



Según M. Klein.- "Ansiedad debida a la proyección del instinto de muerte en un objeto u objetos, a los que entonces se siente como perseguidores. La ansiedad se refiere a que estos perseguidores lleguen a aniquilar al yo y al objeto ideal. Se origina en la posición esquizo-paranoide".

Segal H, “Introducción a la obra de Melanie Klein”, Buenos Aires, Paidós, 1987, pág. 121.



Según M. Klein.- "Intenso temor a ser atacado por objetos 'malos', ya sea internos, internos proyectados o externos. Cuando se lo utiliza en su sentido estricto, kleiniano, está referido a la ansiedad que se infiere como el resultado de que el paciente proyecte en objetos sus propios impulsos destructivos".

Rycroft C, “Diccionario de psicoanálisis”, Buenos Aires, Paidós, 1976, pág. 32.



ANSIEDAD PSICOTICA



Según M. Klein.- "Término usado generalmente por los analistas kleinianos para referirse a la ansiedad depresiva y paranoide (persecutoria). Estas dos formas son consideradas 'psicóticas' sobre dos bases: (a) se considera que surgen de niveles de la personalidad y de etapas del desarrollo en las que se originan las psicosis, esto es, la posición depresiva y la posición esquizo-paranoide".

Rycroft C, “Diccionario de psicoanálisis”, Buenos Aires, Paidós, 1976, pág. 32.



ANULACION



Como mecanismo de defensa, "es la utilización de un pensamiento, una palabra o un acto con la intención de borrar (anular) otro que lo precedió y resulta inaceptable. Es característico del estilo de funcionamiento obsesivo, y está en la raíz de lo que llamamos pensamiento mágico. Ejemplos: rituales como el lavado compulsivo de manos, siguiendo ciertas reglas fijas e inviolables que frecuentemente 'anularían' un sentimiento interior de suciedad"

Poliak J., "Fundamentos del enfoque centrado en la persona. Teoría de la personalidad", incluído en Sánchez Bodas A. y col., "Couseling humanístico, teoría y práctica", Vol I, Buenos Aires, Ediciones del Instituto Holos, 1999, p. 130.



Operación defensiva donde el sujeto se esfuerza por hacer como si sus pensamientos, palabras o actos pasados no hayan ocurrido, utilizando para ello otro pensamiento o conducta opuesta que 'anula' la primera. Es típica de la neurosis obsesiva, y se ve en los rituales obsesivos con dos tiempos: el primer acto es anulado por el segundo, es decir, se trata de una anulación retroactiva.

Sin embargo no debe pensarse que el primer acto representa la pulsión y el segundo la defensa. Casi siempre lo pulsional interviene en ambos tiempos, en forma de ambivalencia amor-odio. Lo pulsional aparece en el segundo tiempo cuando, por ejemplo, el yo encuentra como aliado a otra pulsión opuesta a la primera.

La anulación se presenta bajo tres modalidades: a) Un comportamiento es anulado por otro opuesto; b) Un acto es anulado por el mismo acto repetido, pero que tiene un significado opuesto; 3) Cuando debido a la persistencia de lo reprimido, algo del impulso primitivo se insinúa de nuevo en la repetición expiatoria, con lo que puede resultar necesaria una tercera, cuarta, etc., repetición del acto. Todos los síntomas expiatorios corresponden a una anulación retroactiva.

Como proceso normal, la anulación implicará por ejemplo retractarse de una afirmación, corregir un daño, atenuar el significado de un pensamiento, palabra o acto mediante una negación que hasta puede ser anticipada, como cuando se dice "no vaya a creer que...".

Como defensa patológica, la anulación apunta a anular la realidad misma del acto original como si no hubiera ocurrido nunca, lo cual no respeta el principio de realidad: se trata de una anulación mágica. En la neurosis obsesiva vemos muchas repeticiones del acto porque ninguna ofrece la seguridad total de ser eficaz como expiatorio. Aparece también la duda obsesiva, relativa a si la anulación tuvo o no éxito. La anulación es similar a la formación reactiva, pero no consiste simplemente en adoptar una actitud opuesta sino en ejecutar un acto positivo que anula el anterior.

Celener G. y otros, "Los mecanismos de defensa y las técnicas proyectivas", Publicación interna de la Cátedra de Teoría y técnicas de exploración y diagnóstico Módulo II, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, 1996.



Mediante esta defensa se intenta hacer que ciertos pensamientos, palabras o actos se anulen, desaparezcan, como si nunca hubiesen sido realizados. En general se trata de actos compulsivos llevados a cabo en dos tiempos, donde el segundo tiempo anula al primero. Por ejemplo, si la persona pensó en un hecho desgraciado mientras subía la escalera, bajará la misma para volverla a subir con el objeto de que no suceda lo malo que pensó.

Berenbaum L y Ferrari R, Acerca de las defensas del psiquismo. Incluído en “Fundamentos de psicología”, págs. 107-108.



Según M. Klein.- Defensa que "se apoya en el mecanismo de disociación, y como los otros mecanismos obsesivos [aislamiento y formación reactiva] controla el vínculo agresivo con el objeto. Apela a fantasías mágico-omnipotentes muy intensas, cuyo contenido es que una fantasía 'buena' o un acto 'bueno' pueden borrar, anular, otra fantasía o acto previo 'agresivo'".

Piccolo E., "Defensas en los tests gráficos", Editorial Paidós.



APATIA



Ausencia de toda emoción. No es lo mismo que desesperanza, que es una emoción definida. Según Greenson, la apatía puede ser una defensa vital en situaciones extremas, colocándose a la mente en un estado neutral donde la desesperanza como afecto puede evitarse.

Pablo Cazau (2002) Vocabulario de Psicología – Redpsicología – www.galeon.com/pcazau



APERCEPCION



La apercepción es una interpretación (dinámicamente) significativa que un organismo hace de una percepción. Implica la influencia de recuerdos sobre la percepción de estímulos contemporáneos.

Para Murray, el sujeto supone que cada objeto es portador de algo beneficioso o dañiño para su organismo, y lo llama "influyente". La "percepción influyente" es reconocer que algo es beneficioso o perjudicial. Interesa, sin embargo, la "apercepción influyente", definida por Murray como una situación generada por un estímulo que excita imágenes (concientes o inconcientes), representativas de pasadas situaciones "influyentes", con lo cual lo ya vivido es actualizado. Así, apercepción equivale a "proyección externalizadora".

Celener Graciela, Fundamentos teóricos para la inclusión de láminas en blanco (Ort-Tat), publicación interna de la Cátedra de Técnicas psicodiagnósticas II de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, 1996.



APRAXIA



Incapacidad de realizar, al ordenarlos, movimientos conforme con el fin propuesto. Cuando un individuo no es ni paralítico ni deficiente mental y, sin embargo, es incapaz de ejecutar correctamente los actos ordenados, se dice que es apráxico.

Condemarín Mabel y Blomquist Marlys, La dislexia. Manual de lectura correctiva, Ed. Universitaria SA, Chile, 1970. p. 32.



Según Benson y Geschwind (1985), y Assal (1994), es la inhabilidad para realizar actos motores, movimientos o habilidades aprendidas a pesar de tener un sistema motor y sensorial intactos, buena comprensión y toda la cooperación por parte del paciente.

Tamaroff L. y Allegri R., Introducción a la neuropsicología clínica, Ed. Libros de la Cuadriga, Bs. As., 1995. p. 92.



Definiciones más modernas consideran a la apraxia como la alteración del gesto o de un conjunto de gestos del cuerpo sobre sí mísmo, o hacia el mundo exterior y sus objetos. Existen diferentes tipos de apraxia, entre las cuales podemos citar la apraxia bucofacial o dificultad en controlar los órganos relacionados con la articulación (lengua, boca, etc.) o de emitir sonidos simbólicos. Está asociada a la afasia de Broca.



"Dificultad para realizar actividades que requieren cierto nivel de complejidad".

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 606.



“Puede definirse como un trastorno de la gestualidad, debido a lesión cerebral focal, aparecido en un individuo, cuyos aparatos de ejecución de la acción están intactos (ausencia de trastornos paralíticos, atáxicos, corcoatetósicos, etc) y que posee un pleno conocimiento del acto que ha de cumplir. De acuerdo con Barraquer Bordas (1983) se clasifican en: apraxias gestuales (ideatoria, ideomotora, melocinética), apraxia constructiva, apraxia del vestirse, apraxias electivas (bucofacial, de la marcha, de la mirada). Deben distinguirse entre las apraxias del adulto (adquiridas) y las apraxias infantiles o dispraxias de evolución)” (pág. 198).

Tallis J y Soprano M (1991), Neuropediatría. Neuropsicología y aprendizaje. Buenos Aires: Nueva Visión.



APRENDIZAJE



"Los animales y el hombre poseen una característica esencial, son capaces de modificar su comportamiento en virtud de la experiencia previa que han adquirido de una u otra manera. Esta modificación sistemática de la conducta de un organismo se llama 'aprendizaje'. Bajo este título se agrupan infinidad de manifestaciones objetivas que se extienden desde el reflejo condicionado hasta la educación superior".

Battro A., "Manual práctico de psicología moderna", Buenos Aires, Emecé, 1970.



Para los conductistas, gran parte de la conducta de los seres humanos es aprendida y depende de las contingencias ambientales. Explican el aprendizaje en forma descriptiva como un cambio estable en la conducta, de lo cual se desprende que el interés es conseguir que el alumno adquiera o aprenda un repetorio de conductas a través, principalmente, del reforzamiento.

Hernández Rojas G., Paradigmas en psicología de la educación, Buenos Aires, Paidós, 1998, pág. 95.



Para los humanistas, y en particular para K. Rogers, el ser humano tiene una capacidad innata para aprender, y este aprendizaje llega a ser significativo cuando involucra a la persona en su totalidad (procesos afectivos y cognitivos) y se desarrolla en forma experiencial (que se entreteja con la personalidad del alumno). Para lograr esto, el aprendizaje debe ser autoiniciado, y debe ser visto por el alumno como algo importante para su desarrollo personal.

Hernández Rojas G., Paradigmas en psicología de la educación, Buenos Aires, Paidós, 1998, pág. 111.



“Modificación más o menos permanente en la conducta o capacidades de un organismo, como resultado de su experiencia en el entorno”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



APRENDIZAJE POR OBSERVACION



“Transmisión social de la conducta, de manera deliberada o no, mediante los ejemplos que ofrecen las personas influyentes. Tendencia de los individuos a reproducir las acciones, actitudes o respuestas emocionales que presentan los modelos reales o simbólicos”.

Vander Zanden James, Manual de Psicología Social, Barcelona, Paidós, 1986, pág. 614.



APRENDIZAJE SOCIAL



“El aprendizaje perceptual, social, por imitación u observacional, es un proceso por el cual un individuo logra realizar una conducta nueva o alterar la frecuencia de una previamente aprendida, por la observación de modelos. Si bien este fenómeno fue conocido desde los comienzos de la psicología del aprendizaje (por ejemplo, Miller y Dollard, 1941), es Bandura quien, a partir de los ’60, establece algunas de las condiciones necesarias y suficientes para el aprendizaje imitativo (ejemplo, Bandura y Walters, 1963). Entre ellas están que el modelo debe recibir reforzamiento por lo que realiza, que haya similaridad entre modelo y observador, que el modelo tenga prestigio ante el observador, que el observador tenga los componentes de la respuesta a ejecutar y que el imitador reciba también reforzamiento por la imitación”.

Mustaca A., Rol de la imitación en la ejecución de una tarea que provoca miedo, incluído en Revista “Investigaciones en Psicología”, Año 2 Número 3, Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, 1997, pág. 81.



APRENDIZAJE VICARIO



Aprendizaje obtenido por medio de la imitación de la conducta de otros. También denominado aprendizaje observacional, modelado o aprendizaje social.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 87.



APROSEXIA



Término utilizado para designar el grado más intenso de distraibilidad y la ausencia completa de atención.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 182.



APROSODIA



Término que “se refiere a trastornos del lenguaje afectivo (prosodia y modulación emocional), que surgen en pacientes con lesiones en el hemisferio derecho […]. Ross identificó aprosodias motora, global, transcortical, sensorial, etc.”.

Vallejo Ruiloba J y otros, Introducción a la psicopatología y la psiquiatría, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 234.



ARCO REFLEJO



“La unidad básica de la actividad nerviosa integrada en el arco reflejo. Este consta de un órgano sensitivo, de una neurona aferente, de una o más sinapsis en una estación central integradora, de una neurona eferente y de un efector. En los mamíferos, la conexión entre las neuronas aferente y eferente somáticas se halla en el encéfalo o en la médula espinal” (pág. 79).

Ganong William (1980) Manual de fisiología médica. México: El Manual Moderno. 7° edición.



ARQUETIPO



Según Jung, los arquetipos o imágenes primordiales son “formas o imágenes colectivas que se dan en toda la tierra como elementos constitutivos de los mitos y, al mismo tiempo, como productos autóctonos e individuales de origen inconciente”. Son patrones de formación de símbolos que se repiten a lo largo de la historia y las culturas, en la humanidad entera, y a través de ellos buscan expresión las energías psíquicas. Los arquetipos en sí mísmos son inaccesibles: los llegamos a conocer, y nunca totalmente, porque se materializan en símbolos concretos. Su carácter primordial no alude solo a que son muy antiguas en la historia del hombre, sino que pueden generarse en cualquier otro periodo histórico, incluso en el actual. Los arquetipos no son ideas innatas heredadas tal cual, sino formas, tendencias, patrones que subyacen a la formación de símbolos. Ejemplos: el arquetipo del niño milagroso (por ejemplo Cristo, Hermes, Zeus, etc.), el arquetipo de la madre universal (por ejemplo la madre naturaleza, la “abuela” en ciertos indios, o el principio femenino de las religiones orientales), el arquetipo del héroe, el arquetipo de la conservación (el fuego eternamente vivo de Heráclito o el principio de conservación de la física), etc. En ciertas ocasiones (por ejemplo en los mitos y los sueños), el individuo puede sacar a la superficie estos arquetipos

Progoff Ira, La psicología de Jung y su significación social, Buenos Aires, Paidós, 1967, pág. 93-103.



Dentro del inconciente colectivo se encuentran, según Jung, los arquetipos o imágenes primordiales. Un arquetipo es una forma de pensamiento universal o predisposisicón a responder ante el mundo de ciertas maneras (Jung, 1936). La palabra ‘predisposición’ enfatiza potencialidades. Los arquetipos no pueden ser conocidos o descritos por completo pues nuncan entran por entero en la conciencia. Se nos presentan en forma pictórica, personificada o simbolizada y pueden penetrar en la conciencia por medio de mitos, sueños, arte, rituales y síntomas. Es útil estar en contacto con ellos porque nos llevan más allá del desarrollo de nuestras potencialidades individuales y nos incorporan en el proceso cósmico eterno. Jung indicó (1954): “El arquetipo es una especie de predisposición para producir una y otra vez las mismas ideas míticas o ideas similares”.

Engler Barbara, Introducción a las teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill, pág. 82.



ASERTIVIDAD



Alberti y Emmons (1970) definen la conducta asertiva como la que “permite a la persona actuar con su mejor interés, levantarse por sí mísmo sin sentimientos de ansiedad indebidos, expresar sentimientos honestos de comodidad y ejercer sus derechos sin negar los de otros” (pág. 269).

Striegel-Moore R y Slaikeu K, (1993) Glosario de técnicas de terapia en crisis. Incluído en Slaikeu K, Intervención en crisis. México: El Manual Moderno.



Habitualmente se entiende por asertividad la disposición a emprender y a hacer algo que sea beneficioso para la persona o los demás, o bien a participar activa y entusiasmadamente de cualquier tarea. Implica entre otras cosas asumir una actitud "positiva", de "querer hacer algo" con ganas, buen ánimo y disposición. Algunos tests miden, entre otras cosas, la asertividad, y dan su propia definición operacional sobre este constructo. Por ejemplo, el NEO PI-R (un Inventario de Personalidad), describe la personalidad asertiva como un sujeto dominante, animoso y socialmente destacado que habla sin titubeos y a menudo se convierte en líder (en oposición a quien prefiere permanecer en la sombra y dejar hablar a los demás).

Cazau P (2002), Vocabulario de Psicología. Redpsicología.



ASOCIACION



Ligazón entre dos o más elementos psíquicos, cuya serie constituye una cadena asociativa. En filosofía, Aristóteles y el empirismo inglés hablaron de asociación en función de conexiones de semejanza, contigüidad y causa-efecto. En psicología, el concepto es retomado por el asociacionismo (por ejemplo Wundt, Pavlov, Watson), y, dentro de un contexto más holístico, por la teoría de la Gestalt. El psicoanálisis habla también de esta idea en términos de asociación libre.

Cazau Pablo (2002) Vocabulario de psicología – Redpsicología www.galeon.com/pcazau



ATENCION



“La atención es un concepto teórico que engloba, a su vez, tres conceptos derivados de las investigaciones psicofisiológicas: 1) La alerta, respuesta comportamental fisiológica a la entrada de estímulos o bien receptividad incrementada a éstos. 2) La atención como efecto selectivo, subsidiario del primero, respecto de la categorización de los estímulos. 3) La activación (o intención) como una preparación o disposición psicológica (o cognitiva) para la acción”.

Vallejo Ruiloba J y otros, Introducción a la psicopatología y la psiquiatría, Masson, Barcelona, 1999, 4° edición, pág 159.



ATENCION ALTERACIONES



Algunas alteraciones de la atención son las siguientes: 1) Fatigabilidad de la atención: modificación producida por el efecto de mantener la atención, acompañada por escasos rendimientos y abundancia de errores; 2) Indiferencia atencional: "Término clásico que designa una considerable falta de atención para interesarse por los acontecimientos, siendo ineficaces los estímulos que despiertan interés en situaciones normales"; 3) Perplejidad atencional: "Alteración cualitativa de la atención que se caracteriza porque el sujeto no logra la síntesis del contenido de la atención, careciendo de la concreta significación de los fenómenos y sus efectivas relaciones, de suerte que no acierta a comprender sus actos y las cirscunstancias que le rodean". Véase también aprosexia.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 183.



ATMOSFERA DELIRANTE



Idea delirante primaria que consiste en la experiencia subjetiva de que el mundo ha cambiado de un modo sutil pero siniestro, inquietante y difícil o imposible de definir. Se suele acompañar de un estado de humor alterado, ya que el paciente se siente incómodo, desasosegado e incluso perplejo.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 331.



ATRIBUCION



Proceso por el cual el individuo explica e interpreta los hechos que le acontecen.

Vander Zanden J., Manual de psicología social, Barcelona, Paidós, 1995.



Teoría de la atribución.- “La teoría de la atribución, tal como fue originalmente propuesta por Fritz Heider (1944, 1958), sostiene que todos somos ‘psicólogos ingenuos’ que intentamos explicar las causas de las acciones propias y ajenas, relacionando por proximidad y similitud, causa y efecto, actor y acto. Así un ‘mal’ acto se conecta con facilidad con una ‘mala’ persona (el actor) y los actos quedan imbuídos de las características de las personas que los realizan. Por ejemplo, Juan está solo porque es agoísta, desconsiderado. [...] Heider distingue dos tipos de causas: las personales y las situacionales, ya sea que las acciones dependan de la persona (capacidad, esfuerzo, intención, habilidad) o de factores del entorno (relaciones con la tarea, suerte, desgracia). Esta división lleva a una primera clasificación de la atribución en interna versus externa, en función del origen de la causalidad percibida”.

Muchinik E y Seidmann S, Aislamiento y soledad, Eudeba, Buenos Aires, 1998, págs. 91-92.



AUDIMUTISMO



“Es la carencia de la palabra en niños con audición normal. Sus causas son las siguientes: 1) inteligencia inferior a la normal, 2) lesiones cerebrales sufridas en el nacimiento o primera infancia, 3) malformaciones de la boca o del aparato fonador, 4) extrema torpeza motora, 5) enfermedades extenuantes, 6) desarrollo general retrasado, y 7) causas psíquicas. En el audimutismo ‘de la expresión’ el niño comprende bien, pero no habla; en el ‘receptivo’ el niño no comprende el lenguaje”.

Wallin J (1974) El niño mentalmente deficiente. Incluído en Wallin J y otros, El niño deficiente. Buenos Aires: Paidós, pág. 58.



AUSENCIA MENTAL



Experiencia que implica una gran concentración sobre alguna cuestión concreta (generalmente preocupaciones sobre algún tipo de pensamiento), lo que a su vez lleva a 'desatender' el resto de los estímulos, dejando fuera gran cantidad de información externa que usualmente es accesible, y no respondiendo, por tanto, al feedback respecto a cambios en las rutinas.

Belloch A y otros, Manual de Psicopatología, Volumen I, Madrid, McGraw-Hill, 1995, pág. 182.



AUTOCONCEPTO



Este término suele definirse, en sentido genérico, como el conjunto de imágenes, pensamientos y sentimientos que el individuo tiene de sí mísmo. Así, es posible diferenciar dos componentes o dimensiones en el autoconcepto: los cognitivos (pensamientos) y los evaluativos (sentimientos). Los primeros se refieren a las creencias sobre uno mísmo tales como la imagen corporal, la identidad social, los valores, las habilidades o los rasgos que el individuo considera que posee. Los segundos, también llamados autoestima, están constituídos por el conjunto de sentimientos positivos y negativos que el individuo experimenta sobre sí mísmo.

Salvarezza L, Psicogeriatría, Paidós, Buenos Aires, 1999, pág. 98.



“El autoconcepto suele definirse, en sentido genérico, como el conjunto de imágenes, pensamientos y sentimientos que el individuo tiene de sí mísmo. Pensamientos y sentimientos que, consecuentemente, permiten diferenciar dos componentes o dimensiones de los mismos: los cognitivos y los evaluativos (Rosenberg, 1979). La dimensión cognitiva hace referencia a las creencias sobre varios aspectos de sí mísmo, tales como la imagen corporal, la identidad social, los valores, las habilidades o los rasgos que el individuo considera que posee. Los aspectos evaluativos del autoconcepto, a los que también se suelen denominar autoestima, están constituídos por el conjunto de sentimientos positivos y negativos que el individuo experimenta sobre sí mísmo (McCrae y Costa, 1988). En la determinación de la influencia de ambos componentes (cognitivos y evaluativos), va siempre a representar un papel importante la imagen que el sujeto considera que los demás tienen de él: la dimensión social que considera que merece”.

Salvarezza Leopoldo (comp) (1998) La vejez: una mirada gerontológica actual. Paidós, Buenos Aires, pág. 98.



Para C. Rogers, el autoconcepto está compuesto de aquellas percepciones y valores concientes de ‘mí’ o ‘yo’, algunas de las cuales son un resultado de la propia valoración por parte del organismo de sus experiencias, y en algunos casos fueron introyectadas o tomadas de otros individuos significativos o importantes. El autoconcepto es la imagen que el individuo percibe de sí mísmo.

Engler Barbara, Introducción a las teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill, pág. 330-331.



AUTOEROTISMO



“Término acuñado por Havelock Ellis. Denomina un conjunto de manifestaciones sexuales cuyo objeto es el propio cuerpo. Puede incluír caricias generales así como la autoestimulación. El fin último no es siempre el orgasmo”.

Barragán Medero F, (1991), La educación sexual. Guía teórica y práctica. Barcelona: Paidós, pág. 151.



AUTOESTIMULACION



“Manifestación sexual normal, tanto masculina como femenina, de relación con nuestro propio cuerpo, especialmente los órganos genitales. No debe ser conceptuada como sustitutiva de otras relaciones valoradas como más completas. Simplemente es diferente de otras formas de satisfacción sexual”.

Barragán Medero F, (1991), La educación sexual. Guía teórica y práctica. Barcelona: Paidós, pág. 151.



AUTOPLASTICA



Término empleado por autores como Lagache y Ferenczi, por ejemplo, y que designa toda conducta dirigida hacia el propio sujeto y, por tanto, capaz de modificarlo. Por ejemplo la conversión histérica (Ferenczi). Antónimo: aloplástica.




AUTORREALIZACION



Según Maslow, “en general, la autorrealización se refiere al deseo de satisfacer el potencial más alto propio. En este nivel, el individuo que no aprovecha a plenitud sus talentos y capacidades está descontento e intranquilo: un músico debe crear música, un artista debe pintar, un poeta debe escribir si ha de estar en paz consigo mismo, decía Maslow” (pág. 356).

“Maslow definió a las personas autorrealizadas como individuos que están satisfaciéndose a sí mísmos y realizando lo mejor de lo que son capaces de hacer”, y enlistó varias características que pueden agruparse en cuatro dimensiones clave: conciencia, honestidad, libertad y confianza”.

La conciencia implica rectitud interna propia y experiencias pico de la vida. El autorrealizado tiene una percepción precisa del mundo, es más realista y sus sentidos están más desarrollados. Es receptivo a la experiencia y no suele prejuzgar. Tiene con frecuencia experiencias pico donde expande su yo y cambia su modo de pensar.

La honestidad les permite conocer sus sentimientos y confiar en ellos. Pueden confiar en una gama amplia de sentimientos –amor, enojo, humor- presentes en las relaciones interpersonales. Los autorrealizados tienen un humor filosófico, interés social (se sienten profundamente parte de la humanidad) y forman relaciones interpersonales profundas, teniendo también una estructura de carácter democrático (son tolerantes).

En cuanto a la libertad, los autorrealizados son libres para ser independientes, creativos y espontáneos. Experimentan un alto grado de libertad que les permite aislarse del caos que rodea a otros. Tienen alto grado de desapego y necesidad de privacidad, y son autónomos e independientes, así como espontáneos (simples y naturales).

En cuanto a la confianza, los autorrealizados confían en ellas mismos, en su misión en la vida, en los demás y en la naturaleza. Se concentran más en el problema que en ellos mismos, demuestran aceptación de sí mísmos, de los demás y del mundo. Viven en armonía con su cultura pero permanecen algo apartados de ella, y a veces se los tilda de excéntricos.

Engler Barbara, Introducción a las teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill, pág. 356-363.



Jung sugirió que el yo está en el proceso de la autorrealización. No indicó etapas en el desarrollo de la personalidad ni sugirió que la infancia fuese la más importante. De hecho, los años medios (35-40 años) marcan cambios importantes.

Jung señala que la autorrealización implica desarrollar potencialidades hacia un fin (teleológico) y también es el efecto de causas primarias o condiciones antecendentes. La autorrealización de sí mísmo implica individuación y trascendencia. En la individuación, los sistemas de la psique individual logran su más completo grado de diferenciación, expresión y desarrollo. La trascendencia se refiere a la integración de los diversos sistemas del yo hacia el objetivo de la integridad y la identidad con toda la humanidad.

Engler Barbara, Introducción a las teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill, pág. 88.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...